Lista de chequeo
invernal:
¿qué debes tener
en cuenta
para conducir
en invierno?

Antes de salir a la carretera en la estación fría, haz acopio del mejor equipamiento y prepárate bien para rodar en las mismas condiciones que en verano.

La conducción invernal debe ser, ante todo, segura. No importa si tu desplazamiento es un viaje de vacaciones a la montaña o si se trata de un recado en la ciudad. Para guiar con total seguridad cuando llega el frío, te recomendamos contar con un equipamiento adecuado y seguir los consejos de la siguiente lista.

Antes de empezar, es importante recordar que las dificultades en invierno a veces van más allá de la nieve. Los neumáticos de invierno son la mejor garantía de adherencia cuando la temperatura desciende por debajo de 7ºC (44,6ºF) o cuando aparecen enemigos imprevistos sobre la calzada como el agua o el barro.

Punto 1: conocer las leyes del país en el que se conduce

Europa cuenta con leyes y reglamentos sobre neumáticos de invierno, aunque la normativa puede variar de un país a otro. Por este motivo no hay mejor aliado que una buena documentación previa. Determinados estados obligan a utilizar cubiertas invernales en unos meses concretos del año, mientras en otros esta circunstancia va exclusivamente ligada a las condiciones meteorológicas. Es más, cuando se hace frente a los climas más extremos, como ocurre en algunas zonas de Rusia, es posible que sea obligatorio calzar gomas con clavos.

Punto 2: ¿está a punto tu coche?

Si tienes previsto acudir a tu taller de confianza para montar neumáticos de invierno, aprovecha la ocasión para realizar un chequeo completo de cara a los meses más fríos. Piensa en adquirir un rascador para retirar el hielo del parabrisas y asegúrate de llevar en el maletero una linterna, una manta y guantes; te serán de gran ayuda en caso de emergencia.

Punto 3: confía en tus neumáticos de invierno

Marcaje en el flanco: el indicativo 3PMSF, ilustrado por una montaña estilizada con tres cimas con un copo de nieve en su interior, certifica que el neumático ha superado un riguroso test en condiciones invernales en un laboratorio certificado.

Profundidad de la banda de rodadura: comprueba el dibujo de tus neumáticos con frecuencia y valora su sustitución cuando la banda tenga un espesor inferior a 4 mm (0,16”).

Presión de los neumáticos: el valor indicado para los neumáticos Pirelli en cada vehículo es idéntico tanto para las gomas de invierno como de verano. Ahora bien, cuando bajan las temperaturas también lo hace la presión, de modo que te recomendamos chequearla a menudo. Conducir con el valor adecuado potencia las prestaciones y contribuye a reducir el desgaste.

Los neumáticos deben conservarse en condiciones ideales de una estación a otra: almacena tus cubiertas, sean de verano o invierno, del mismo modo: en posición vertical para proteger el perfil (salvo que cada juego tenga sus propias llantas). Por fortuna, hoy día, la mayoría de talleres ofrecen a los clientes un servicio de almacenamiento seguro de neumáticos.

Si tienes dudas, pregunta a un experto: chequea tus neumáticos con regularidad para identificar signos de usura anormal, como ampollas, grietas y laceraciones. Si tienes cualquier duda, dirígete a un taller especialista de confianza.

Descubre los marcajes en el flanco de tus neumáticos

El indicativo 3PMSF es un símbolo certificado: representado gráficamente por una montaña estilizada con tres picos y un copo de nieve en su interior, avala que ese producto ha superado un test de frenada y adherencia llevado a cabo por un laboratorio certificado. Se trata del estándar europeo más elevado y lo incorporan todos los neumáticos invernales y todo tiempo Pirelli a la venta en Europa.
El símbolo M+S significa Mud and Snow (barro y nieve). Sirve para indicar que el neumático en cuestión es más adecuado para carreteras nevadas o con barro que las alternativas de verano. A diferencia del 3PMSF, este indicativo lo certifica su productor, no un laboratorio independiente.
El símbolo inteligente de Pirelli NOW SNOW/NO SNOW nos advierte del momento adecuado para cambiar el neumático si necesitamos rodar en condiciones invernales severas. Las letras presentes sobre la cubierta se van gastando gradualmente y, en el momento en que la banda de rodadura tiene una profundidad inferior a los 4 mm, la letra W de NOW desaparece para crear dos nuevas palabras: NO SNOW. En caso de duda sobre el momento para cambiar las gomas, te recomendamos que te dejes asesorar por un taller especializado de tu confianza, especialmente cuando nos aproximamos a las puertas del invierno.

Punto 4: atención a la previsión meteorológica y de estado de las carreteras

La seguridad empieza en la correcta toma de decisiones. Aunque conduzcas un automóvil moderno calzado con los mejores neumáticos del mundo, infórmate siempre antes de salir de las condiciones meteorológicas y la previsión de estado de las carreteras. La tendencia general en la mayoría de países de Europa muestra un descenso de las nevadas y un incremento de las jornadas de lluvia. Por este motivo es fundamental saber conducir sobre mojado.

Punto 5: cuida tu estilo de conducción y respeta los límites de velocidad

Los neumáticos invernales Pirelli garantizan las máximas prestaciones en frenada y aceleración en condiciones frías, pero en caso de hielo o nieve sobre la calzada, vale la pena reducir la velocidad, especialmente en curva, así como acelerar y frenar con suavidad. Otro aspecto esencial es el respeto a los límites de velocidad, que lleva asociado un menor riesgo de pérdida de adherencia. Si montas cubiertas invernales gozarás, además, de una mejor respuesta ante los riesgos de la calzada.

Punto 6: evitar deslizamientos

Con ello nos referimos a cualquier clase de deslizamiento o aquaplaning, esto es, el momento en que la goma y la superficie de la carretera pierden el contacto, una situación potencialmente muy peligrosa. Ocurre cuando se aborda una curva a velocidad excesiva o bien cuando se frena o acelera con un vigor excesivo. Una de las mejores recetas antideslizamiento es la prudencia, pero si con ello no es suficiente, algunos automóviles cuentan con tecnología que evita patinar de forma automática y llega incluso a controlar el coche cuando comienza la pérdida de agarre, frenando algunas ruedas mientras transmite más potencia a las demás.

Punto 7: tener recursos en caso de pinchazo

Son pocos los coches modernos que incorporan rueda de recambio. Muchos de ellas confían su labor a un kit reparapinchazos, que permite hinchar la cubierta y conducir con seguridad hasta el taller más próximo. Los neumáticos con tecnología Run Flat™ y Seal Inside™ de Pirelli ofrecen una mayor tranquilidad, ya que permiten seguir al volante incluso en caso de perforación de la cubierta.

Punto 8: idear un plan en caso de emergencia

Sin importar la época del año en que nos encontremos, es aconsejable tener a mano un contacto o ayuda a la que acudir en caso de sufrir algún problema.