Life

Pirelli y el Luna Rossa,
a por la Copa América

La apuesta de Pirelli por la innovación, el conocimiento y el progreso tecnológico, por un lado, y el know-how, la tradición y pasión del Luna Rossa Challenge, por el otro, se dan la mano ante un gran desafío

Home Life Pirelli y el Luna Rossa,
a por la Copa América
Pirelli y el Luna Rossa,
a por la Copa América

El partnership entre Pirelli y Luna Rossa surge a partir de un juego de conexión de elementos, de complementar capacidades, y, por encima de todo, del amor común por la esencia del deporte. Es una asociación que aplana el camino a dos marcas en busca del título de la próxima Copa América. Las primeras dos citas de la America’s Cup World Series se disputarán en el Mediterráneo en 2019; posteriormente, en 2020, se celebrarán tres regatas más en Europa, Estados Unidos y Asia, concluyendo el año con la Christmas Race de Auckland. En enero de 2021, la Prada Cup ejercerá de prolegómeno perfecto al gran acontecimiento, previsto de nuevo en Nueva Zelanda en marzo de 2021.

Para Pirelli –que compartirá el patrocinio nominal del acontecimiento junto a Prada– el desafío del mundo de la vela va en paralelo a su pasión por la alta tecnología en el mundo del deporte. Por ello, la 36ª edición de la Copa América proporcionará el espectáculo de ver al Luna Rossa, en condición de Challenger, intentando doblegar al Emirates Team New Zealand, que actuará en condición de Defensor del título. Y lo hará de la mano de un socio con amplia experiencia en todo lo relacionado con la velocidad, una simbiosis excepcional de dos marcas italianas.

“Pirelli es el partner ideal para aceptar el desafío de la Copa América”, detalla Patrizio Bertelli, máximo responsable del Luna Rossa Challenge. “Su gran experiencia en la cima de los deportes más tecnológicos será de gran ayuda para nuestro proyecto.”

Además, la Copa América –el más veterano y, con seguridad, emocionante desafío de los mares– viene a ser una suerte de transposición sobre agua de lo que representa la Fórmula 1 en el asfalto: una competición prestigiosa que enfrenta a los mejores deportistas apoyados por los más sobresalientes técnicos del mundo y en la que un pequeño detalle, por pequeño que sea, puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota.

En este sentido, la Fórmula 1 y la Copa América son universos paralelos: se compita sobre el mar o en un circuito, ambas están reservadas para los mejores atletas, guiados por unos ingenieros cuyo papel en el rendimiento final del barco –o el monoplaza–es crucial para determinar quién se lleva el triunfo. No es casualidad que marineros y pilotos deban actuar como ‘probadores’ y reportar a los diseñadores sus sensaciones para ayudar a alcanzar las máximas velocidades y prestaciones.

Pirelli and Luna Rossa bound for the America's Cup

Esta edición de la Copa América marcará una nueva era en términos de innovación –con numerosos cambios previstos. La nueva norma AC75, que define los parámetros de diseño esencial de las embarcaciones, ha relegado al pasado a los catamaranes, reemplazándolos por monocascos de 75 pies unidos a dos quillas de más de cinco metros y una sección principal curvada y móvil con forma de T alargada en su parte final. También habrá restricciones en el número de componentes –mástiles, timones, foils, velas…– y de entrenamientos en el agua, a fin de incentivar un menor número de pruebas físicas a favor de las simulaciones por ordenador. Las velas ala han sido prohibidas como consecuencia de los numerosos problemas logísticos que provocaban estos elementos en el pasado. En su lugar, volverán las velas mayores –realizadas a partir de telas especiales y que pueden izarse.

Las nuevas embarcaciones actuarán, pues, como punzantes flechas sobre la superficie del mar, o incluso volando por encima de las olas. Navegando en “full foil” –con el casco completamente elevado sobre el agua– alcanzarán velocidades sin precedentes, lo que ha obligado a aumentar la investigación destinada al control del barco, en ámbitos de desarrollo que abarcan desde la aeronáutica al diseño espacial.

Esta nueva edición supone un importante desafío para los marineros, el significado del cual lo resume Max Sirena, patrón y director del equipo Luna Rossa: “La prepración física es cada vez más importante. Se precisan aptitudes especiales para aguantar la respiración y un notable entrenamiento bajo estrés –además de decenas de precauciones. Hemos cambiado incluso la indumentaria, arrinconando para siempre a camisetas y pantalones cortos a favor de ropa especial de protección.”

Lee mas
Historias relacionadas
Información de producto
Lo mejor de la tecnología Pirelli
Descubra el nuevo P ZERO
Buscar
Escoja el producto perfecto
Encuentre el mejor neum´tico para su coche
Life